LA ACTIVIDAD FÍSICA, SEGUNDA PARTE

Queridos amig@s de CMYB;

Como os contamos en el artículo anterior, que según la OMS (Organización Mundial de la Salud), es muy importante la actividad física para reducir diferentes riesgos y patologías, incluidos diferentes tipo de cáncer.

Esta vez y según rangos de edad y sexo, os vamos a dejar varios datos muy importantes a tener en cuenta:

 

 Dato: 60 minutos diarios para las personas de 5 a 17 años
  • Este grupo de edad, debería realizar al menos 60 minutos diarios de actividad física vigorosa. Si se superan esos 60 minutos los beneficios para la salud son mayores.

Dato: 150 minutos semanales para las personas de 18 a 64 años 

  • Los adultos de este grupo deberían practicar al menos 150 minutos semanales de actividad física de intensidad moderada, o 75 minutos de actividad vigorosa, o alguna combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas. En beneficio de la salud cardiorrespiratoria, todas las actividades deberían realizarse en periodos de al menos 10 minutos cada uno.

Dato: los mayores de 65 años

  • Las principales recomendaciones para este grupo son las mismas que para el anterior. Además, los adultos mayores con escasa movilidad deben realizar actividades físicas al menos tres días por semana para mejorar el equilibrio y evitar las caídas. Cuando no puedan realizar la cantidad recomendada por problemas de salud, deben mantenerse tan activos como se lo permitan sus capacidades y su estado de salud.

Dato: todos los adultos sanos deben mantenerse físicamente activos

  • A no ser que haya afecciones médicas específicas que lo contraindiquen, las recomendaciones de la OMS se aplican a todas las personas, independientemente del sexo, raza, etnia o nivel de ingresos. Asimismo, se aplican a las personas con enfermedades crónicas no transmisibles que no afecten a la movilidad, como la hipertensión o la diabetes, y también pueden ser válidas para los adultos con discapacidad.

Dato: algo de actividad física siempre es mejor que nada

  • Las personas inactivas deben comenzar realizando pequeñas cantidades de actividad física, e incrementar gradualmente su duración, frecuencia e intensidad. Los adultos inactivos, los adultos mayores o los que tienen enfermedades limitantes verán mejorada también su salud al aumentar su actividad. Las embarazadas, las mujeres en puerperio y las personas con afecciones cardíacas pueden necesitar tomar más precauciones y consultar a su médico antes de intentar alcanzar los niveles recomendados de actividad física.

Dato: los entornos favorables y el apoyo de la comunidad pueden ayudar a mantenerse físicamente activo

  • Las políticas urbanas y medioambientales tienen un enorme potencial para incrementar la actividad física de la población. Dichas políticas deberían garantizar:
    * La accesibilidad general y la seguridad de la movilidad a pie, en bicicleta y de otras formas de transporte activo;
    * El fomento de la actividad física en las políticas laborales y del lugar de trabajo;
    * La disponibilidad en las escuelas de instalaciones y espacios seguros para que los alumnos puedan realizar actividades físicas durante su tiempo libre; y
    * Que las instalaciones deportivas y de recreo ofrecen a todos la oportunidad de mantenerse físicamente activos.

Resumiendo: da igual tu sexo, tu edad, HAY QUE MOVERSE! 😉

CMyB: Alex, Borja y Adela